Dead by Daylight Wiki

LEE MÁS

Dead by Daylight Wiki
Editar página

Advertencia: no has iniciado sesión. Tu dirección IP se hará pública si haces cualquier edición. Si inicias sesión o creas una cuenta, tus ediciones se atribuirán a tu nombre de usuario, además de otros beneficios.

Puedes deshacer la edición. Antes de deshacer la edición, comprueba la siguiente comparación para verificar que realmente es lo que quieres hacer, y entonces guarda los cambios para así efectuar la reversión.

Revisión actual Tu texto
Línea 17: Línea 17:
 
== Lore ==
 
== Lore ==
 
[[File:Yun-Jin_Lore1.jpg|right|600px]]
 
[[File:Yun-Jin_Lore1.jpg|right|600px]]
  +
''Resilient and ambitious, Yun-Jin was born into a life of hardship finding success in the music industry after years of effort and self-sacrifice.<br><br>As a child Yun-Jin was fascinated by sound, mimicking drums, and hitting keys on the piano. When she turned ten, however, she lost her instruments. Her family was heavily in debt and did not make the payments in time. The creditors took everything they owned, including the house. Yun-Jin held her four-year-old sister tightly as she cried. They moved into a windowless, two-bedroom basement. Since her parents worked day and night to pay their debt, Yun-Jin became her sister's caretaker. Every night she sang until they both fell asleep.<br><br>At seventeen, the renowned record label Mightee One Entertainment came to her high school to audition talent. She was rejected as an idol trainee but obtained an unpaid internship at the studio. For the following years, she created some of the studio's biggest hits, without any credit or recognition. To get her dues, she emerged in the public eye wearing flamboyant fashion and put soundbites into her songs that looped her artist name, Magnum Opus. Fans began to recognize her songs and she became the producer of NO SPIN, a poorly performing boy band who needed her special touch.<br><br>Dissatisfied with NO SPIN's commercial sound, she sought a rogue element to make the band stand out. Through her contacts in talent shows she found the edgy, raw sound of Ji-Woon Hak. She re-launched NO SPIN with Ji-Woon as its newest member. Within hours their first video was a viral sensation.<br><br>Their success cemented Yun-Jin’s reputation as a shrewd producer. Adorned in high fashion to attend luxurious events, Yun-Jin's harsh, impoverished childhood seemed far behind her. She moved into a penthouse and dined with socialites in skyline restaurants with breathtaking views of Seoul.<br><br>The success of the first album broke records, setting the bar high for NO SPIN's second. As they were recording new tracks, the fire alarm suddenly blared. Concerned for her safety, Yun-Jin hurried to evacuate the building and left the dallying staff behind. Only when she bolted out into the street that she realized NO SPIN was nowhere amongst the coughing crowd. A goliath of flames engulfed the building, slowly tamed by the steady streams of fire hoses.<br><br>All members of NO SPIN perished in the fire except one: Ji-Woon. The album was ruined. The band was over. She would be shelved while Ji-Woon would rot away as an instructor for idol trainees. But she refused to be a victim who watched helplessly as vultures swooped in to take what was hers.<br><br>Unknown to Mightee One Entertainment, she created new tracks to re-launch Ji-Woon's career. She pushed him to tap into his grief and create a song exploring the pangs of sudden loss. The music video showed Ji-Woon saying goodbye to each member of NO SPIN. Yun-Jin cleverly launched the song under Ji-Woon's newly adopted stage name: The Trickster. He would embody both fear and awe like the legendary dokkaebi spirits.<br><br>Ji-Woon's song was a global phenomenon, its universal themes of grief and guilt resonating internationally. Together, Yun-Jin and The Trickster toured the world. Success greeted them on every shore. Yet disturbingly, so did a series of eccentric murders. This connection unsettled Yun-Jin as she noticed that the tour dates coincided with the victims' time of death. She was weary after the loss of NO SPIN and anxious to preserve her artist, so she increased the Trickster's security detail. What if the serial killer was an unhinged fan fixated on the Trickster, inspired by the artist's morbid songs?<br><br>Returning to Seoul, Yun-Jin worked with Ji-Woon on his new material. When she entered the studio at the brink of dawn, she was surprised to see Ji-Woon already there. He seemed exhausted, like he had worked all night. When she listened to his track, she discovered a bizarre intro filled with shrieks and snares. It was too experimental for her taste.<br><br>A week later, another death was reported. The body showed traces of torture and was arranged in the same flamboyant style as previous murders, this time diamond Cufflinks gouged into the eyes victim's eyes. The following day, the victim was on every television channel. A video from the victim's social media showed her squealing, surprised when her boyfriend handed her a heart-shaped, birthday cake. Yun-Jin's stomach churned. That voice. So familiar. And yet, she had never met the victim.<br><br>The next morning, her heart froze when she listened to the Trickster's opening track. The shrieks in his song matched the victim's squeal. Did he sample the victim's birthday video? No, that was impossible: he had recorded this song before the murder was reported. She stared at Ji-Woon on the other side of the booth's glass window. He was NO SPIN's only survivor. Everyone else was dead. Not to mention the eccentric murders that matched his tour dates. Death trails that seemed to converge… to him.<br><br>If he caused… this, no artist would survive the scandal. Yun-Jin's career, no, her life would be over. All she had would be destroyed. A wave of nausea surged over her. Heart racing, she rushed to the restroom. Wild thoughts blazed through her mind as she splashed icy water over her face. There had to be a simpler explanation. Perhaps she was overworked. Or maybe, she did not trust her success. Her mind was fabricating this suspicion because disaster was easier to trust than success. It was all in her head. She returned to the recording booth, eager to put her worries behind her.<br><br>Months later, pressure came from Mightee One Entertainment executives. Revenue was down and they blamed the Trickster since they disapproved the violent themes in his music and the knife tricks he pulled during performances. While Yun-Jin was furious they scapegoated her artist, she agreed that Ji-Woon's sound was too niche to generate profit. She told Ji-Woon she fought them off but was ultimately outnumbered. Because of her initial fury, he believed her to be on his side. They were given three months to create and perform the next hit for Mightee One.<br><br>Months flew by and the time came for Yun-Jin to take a seat at the executives' private show. She was confident about her song but as soon as the music started, she knew something was amiss.<br><br>Dense, foul smoke permeated the room. Yun-Jin coughed and gasped for air. But the more she coughed, the more she inhaled. Her body sank in the chair, her limbs heavy and numb, and her eyes widened as she watched, terrified, a nightmare come to life.<br><br>The Trickster was a whirlwind of blood, slashing, stabbing, and chopping limbs. The executives were carved up like meat. They could not run. They were stuck, like Yun-Jin, paralyzed. A boiling rage swelled in her gut. How could she have denied her instincts? The fire. The murders on tour. It was him. It had always been him. And she had known from the start. Now her career was over, and so was Mightee One. Everyone she had worked with, her colleagues, her friends, dying before her eyes. Everything she had, taken from her once more.<br><br>No, she would not let him. He would pay. He would know her suffering. Suddenly, dark coils of black fog rose from the ground and she was... somewhere else.<br><br>Bright lights flashed and blinded her. A spotlight found her in the darkness. Then a crowd erupted, chanting her name. "Magnus Opus! Magnus Opus!"<br><br>She smiled and welcomed the darkness within.''
<!-- 5BD5A6C04CAEDF38976732A7310A89E0 -->''Fuerte y ambiciosa, a Yun-Jin le costó sangre, sudor y lágrimas hacerse con el éxito en la industria musical. Hicieron falta años de esfuerzo y sacrificio.<br><br>Desde muy niña, a Yun-Jin le fascinaban todo tipo de sonidos: imitaba el ruido de la batería y tocaba las teclas del piano. Sin embargo, tuvo que despedirse de sus instrumentos al cumplir diez años. Su familia tenía una deuda muy elevada y no pudieron pagarla a tiempo. Los acreedores se llevaron todas sus posesiones, incluida la casa. Yun-Jin, incapaz de contener las lágrimas, se abrazó a su hermana de cuatro años. La familia se mudó a un sótano de dos habitaciones sin ventanas. Sus padres trabajaban día y noche para saldar la deuda, así que Yun-Jin se convirtió en la cuidadora de su hermana. Le cantaba todas las noches hasta que las dos se quedaban dormidas.<br><br>Cuando tenía diecisiete años, el famoso sello discográfico Mightee One Entertainment fue a su instituto en busca de nuevos talentos. Aunque no fue elegida para convertirse en aspirante a "idol", sí que consiguió una beca no remunerada en el estudio de grabación. Con el paso del tiempo, se convirtió en la autora de algunos de los mayores éxitos de la discográfica, si bien no recibió ningún tipo de reconocimiento. Para ponerle remedio, decidió saltar a la vida pública con una imagen extravagante, además de incluir fragmentos en sus temas donde se repetía constantemente su nombre artístico: Magnum Opus. Los fans comenzaron a reconocer sus canciones, y se convirtió en la productora de NO SPIN, una "boy band" a la que no le iban muy bien las cosas. Necesitaban su toque especial.<br><br>Como el sonido comercial de NO SPIN no terminaba de convencerle, buscó un elemento más "salvaje" para darle popularidad a la banda. Gracias a sus contactos en los programas de cazatalentos, encontró el sonido diferente y descarnado de Ji-Woon Hak. Y así, NO SPIN regresó al mercado con su nuevo miembro. En cuestión de horas, su primer videoclip se hizo viral.<br><br>Este éxito consolidó la reputación de Yun-Jin como una productora astuta y capaz. Ataviada con carísimas prendas para asistir a eventos de primera categoría, la pobreza que sufrió Yun-Jin en su infancia parecía quedar atrás. Se mudó a un ático y empezó a almorzar con gente de la alta esfera en restaurantes de lujo con vistas espectaculares de Seúl.<br><br>El éxito del primer álbum batió récords y dejó el listón muy alto para el próximo disco de NO SPIN. La alarma de incendios sonó inesperadamente mientras el grupo grababa temas nuevos. Preocupada por su propia supervivencia, Yun-Jin salió del edificio a toda prisa y dejó atrás a los demás. Solo se dio cuenta cuando llegó a la calle de que no había ni rastro de los chicos de NO SPIN entre los que tosían a su alrededor. Las llamas engulleron el edificio mientras los bomberos trataban de contener el fuego.<br><br>Todos los miembros de NO SPIN murieron en el incendio, excepto Ji-Woon. Al igual que el grupo, el álbum también desapareció. Ella quedaría relegada al anonimato, y Ji-Woon malgastaría su talento como profesor de futuros "idols". No obstante, se negó a ser una víctima indefensa y observar cómo los buitres le quitaban lo que era suyo.<br><br>Sin que Mightee One Entertainment se enterase, creó temas nuevos para relanzar la carrera de Ji-Woon. Le obligó a canalizar todo su dolor y a componer una canción sobre qué se siente al sufrir una pérdida inesperada. En el videoclip, Ji-Woon aparecía despidiéndose de todos los miembros de NO SPIN. Yun-Jin publicó el tema con el nuevo nombre artístico de Ji-Woon: el Traicionero. El joven se convirtió en la personificación del miedo y el asombro, como los espíritus dokkaebi de las leyendas.<br><br>La canción de Ji-Woon fue un éxito internacional. Aquellos sentimientos de dolor y culpa eran algo universal. Yun-Jin y el Traicionero realizaron juntos una gira mundial. Aunque el éxito les sonreía a todos los niveles, también se producían a su alrededor asesinatos muy perturbadores. Aquella conexión inquietaba a Yun-Jin; las fechas de las giras siempre coincidían con las muertes de las víctimas. La pérdida de NO SPIN la había dejado angustiada y no quería perder a su estrella, así que reforzó la seguridad del Traicionero. ¿Y si el asesino en serie era un fan desquiciado obsesionado con él y usaba la macabra temática de sus canciones como inspiración?<br><br>De vuelta en Seúl, Yun-Jin ayudó a Ji-Woon con las canciones nuevas. Cuando la productora llegó al estudio al amanecer, se sorprendió al ver que el solista ya estaba allí. Ji-Woon parecía agotado, como si hubiera trabajado toda la noche. Cuando escuchó el tema, se encontró con una intro extraña, plagada de gritos y sonidos siniestros. Demasiado experimental para su gusto.<br><br>A la semana, se informó de otra muerte. El cuerpo mostraba rastros de tortura y se había dispuesto de una forma tan extravagante como en los asesinatos anteriores. En esta ocasión, el asesino había clavado dos gemelos de diamante en los ojos de la víctima. Al día siguiente, esta apareció en todos los canales de televisión: Un vídeo de sus redes sociales mostraba a la joven chillando emocionaba cuando su novio le regala una tarta de cumpleaños en forma de corazón. A Yun-Jin se le encogió el estómago. Esa voz le resultaba muy familiar..., pero no conocía de nada a la víctima.<br><br>A la mañana siguiente, se quedó de piedra al escuchar el primer tema del Traicionero. Los chillidos de esa canción coincidían con los de la víctima. ¿A lo mejor había usado el vídeo de cumpleaños de la víctima? No, imposible, porque había grabado este tema antes de que el asesinato saliera a la luz. Se quedó mirando a Ji-Woon desde el otro lado del cristal de la cabina de grabación. Era el único superviviente de NO SPIN. Todos los demás habían muerto. Eso, por no mencionar los asesinatos tan extraños que ocurrían cada vez que se iba de gira. Aquel rastro de muerte apuntaba a una única dirección: hacia él.<br><br>Ningún artista sobreviviría a un escándalo de estas proporciones. La carrera de Yun-Jin... Mejor dicho, toda su vida quedaría arruinada y lo perdería todo. De repente, sintió náuseas. Con el corazón a mil por hora, corrió al cuarto de baño. Pensamientos de todo tipo inundaban su mente mientras se echaba agua fría en la cara. Tenía que haber una explicación más sencilla. Quizá estaba demasiado estresada con el trabajo. O tal vez le faltaba confianza en su propio éxito. Su mente estaba creando estas sospechas porque era más fácil creer en el fracaso que en el éxito. Todo estaba en su cabeza. Volvió a la cabina de grabación decidida a dejar de lado sus preocupaciones.<br><br>Meses después, los ejecutivos de Mightee One Entertainment empezaron a presionarla. Las ventas habían disminuido y culpaban al Traicionero. No estaban de acuerdo con la violencia de sus temas ni con los trucos de cuchillos que hacía durante los conciertos. Aunque a Yun-Jin le molestaba que usaran a su artista como chivo expiatorio, admitió que la música de Ji-Woon era poco comercial y no generaba suficientes ingresos. La productora le dijo a Ji-Woon que había hecho todo lo posible, pero fracasó al no tener el respaldo de nadie más. Al ver la ira inicial de su productora, él pensó que ella estaba de su lado. Los ejecutivos les dieron tres meses para crear el próximo éxito de Mightee One y mostrárselo en directo.<br><br>El tiempo pasó volando, y llegó el día en que Yun-Jin asistiría al espectáculo privado con la junta ejecutiva. Estaba segura de la calidad del tema, pero, nada más comenzar la música, supo que algo no iba bien.<br><br>Un humo denso y nauseabundo empezó a invadir la sala. Yun-Jin tosía y respiraba con dificultad, pero cuanto más tosía, más humo inhalaba. Cayó desplomada en la silla, con las extremidades dormidas, y observó aterrorizada la pesadilla que se desarrollaba frente a ella.<br><br>El Traicionero se había transformado en un torbellino sangriento que destripaba, rajaba y despedazaba brazos y piernas. Había cosido a cuchilladas a los ejecutivos, que fueron incapaces de escapar. Se habían quedado paralizados, igual que Yun-Jin. La ira empezó a apoderarse de ella... ¡Tenía que haber hecho caso de su instinto! El incendio, los asesinatos que coincidían con los conciertos... ¡Era él! Siempre fue él, y ella lo sabía desde el principio. Era el fin de su carrera y el de Mightee One. Todas las personas con las que había trabajado, sus compañeros, agonizaban frente a ella. Una vez más, le estaban arrebatando todo lo que tenía.<br><br>Pero esta vez no lo iba a permitir. Le iba a hacer pagar y le iba a enseñar el sufrimiento que había causado. De repente, unas espirales de niebla negra brotaron del suelo y apareció en otro lugar.<br><br>Unas luces brillantes parpadearon frente a ella, cegándola. En medio de la oscuridad, una luz la enfocó y una multitud empezó a clamar su nombre. "¡Magnum Opus! ¡Magnum Opus!"<br><br>Yun-Jin sonrió y abrazó la oscuridad en su interior.''
 
 
{{-}}
 
{{-}}
   

Por favor ten en cuenta que todas las contribuciones en Dead by Daylight Wiki se consideran publicadas con la licencia CC BY-NC-SA 3.0

Cancelar Ayuda de edición (se abre en una ventana nueva)

Plantillas usadas en esta página: